Logia masónica mixta, liberal y adogmática en Gran Canaria


Logia masónica bajo los auspicios de la organización masónica liberal más importante del mundo, el Gran Oriente de Francia.

Celebramos nuestros trabajos simbólicos bajo el Rito Francés, vivimos la masonería según los modos originales de la orden masónica instituida por James Anderson en 1723. El Rito Francés significa limpieza en el estilo, profundidad en contenido simbólico y un esencial sentido humanista.

Con miembros residentes en varias islas

La Logia Luz Atlántica tiene su sede en Las Palmas de Gran Canaria (Islas Canarias – España), y fomenta la expansión de la masonería en la Comunidad Canaria.

icono luz atlantica
marianne 1 2b45f2b7

Los grandes principios que inspiran nuestra masonería:

  • Libertad, Igualdad, Fraternidad y Laicismo.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • Promoción de la Paz, derecho fundamental.
  • Conciencia de respeto medioambiental.
  • Lucha contra la discriminación, la intolerancia y el privilegio.
  • Estímulo a la creatividad y la investigación, como base de desarrollo.
  • La promoción de los deberes ciudadanos, la participación y el control sobre los asuntos públicos.

Para saber más de nuestra historia,
visítenos en Wikipedia

Buscamos respuestas, compartimos dudas, trabajamos nuestras verdades.

La masonería en el siglo XXI:

  1. Desarrollo personal: La francmasonería se basa en la búsqueda constante del conocimiento y el crecimiento personal. A través de rituales, enseñanzas y discusiones filosóficas, los masones aspiran a mejorar como individuos, cultivando valores como la integridad, la moralidad y la responsabilidad.
  2. Red de contactos: La masonería es una red global de hombres y mujeres de diversas profesiones y antecedentes culturales. Ser masón puede brindarte la oportunidad de establecer relaciones significativas y duraderas con personas influyentes y comprometidas con los mismos principios éticos. Esta red de contactos puede abrir puertas tanto en el ámbito personal como profesional.

  3. Trabajo caritativo: La francmasonería se dedica al servicio a la humanidad. A través de sus logias y organizaciones asociadas, los masones participan activamente en obras de caridad y proyectos benéficos para mejorar la sociedad. Ser masón te brinda la oportunidad de marcar una diferencia positiva en tu comunidad y contribuir al bienestar de los demás.

  4. Discusión y debate: Las logias masónicas ofrecen un entorno seguro y confidencial donde los miembros pueden discutir ideas, debatir temas relevantes y explorar diferentes puntos de vista. Esta tradición de debate constructivo fomenta el pensamiento crítico, la tolerancia y el respeto mutuo.

  5. Espacio inclusivo: La masonería ha evolucionado para reflejar la diversidad y la inclusión en la sociedad actual. En muchas jurisdicciones, las logias masónicas admiten tanto a hombres como a mujeres, sin importar su raza, religión u orientación sexual. Esto crea un ambiente en el que la igualdad y la fraternidad son valores fundamentales.

Estos son solo algunos de los posibles beneficios de ser masón o masona en el siglo XXI. Cada persona puede encontrar su propia razón para unirse a esta antigua orden. Si estás interesado en aprender más acerca de la francmasonería y sus principios, te invito a explorar nuestro sitio web y ponerte en contacto con nosotros para obtener más información.

Para saber más de nuestra historia,
visítenos en Wikipedia

Exposición virtual de la masonería

La masonería moderna nació en el Siglo de las Luces. Pero todo empezó mucho antes, en las obras de las catedrales de la Edad Media, donde los albañiles se organizaron en hermandades, adoptaron reglamentos y forjaron una historia legendaria. Aunque conservaron los ritos y símbolos del oficio de albañil, los francmasones ya no se dedicaban a la construcción material de edificios, sino a trabajar sobre sí mismos y a construir una sociedad más justa e ilustrada. Desempeñan un papel fundamental en la historia de la sociedad y la democracia francesas.

Visite la exposición aquí

Ir al contenido