Homenaje aniversario Samuel Paty

Discurso del GM del GODF en homenaje a Samuel Paty 2022

on va lui faire une samuel paty a ecrit le corbeau a propos du professeur vise par la missive photo sipa romuald meigneux 1665657700

Mis queridas hermanas, mis queridos hermanos, mis queridos amigos,

Hace dos años, el 16 de octubre de 2020, Samuel Paty, profesor de historia y geografía, dejaba el colegio de Bois d’Aulne donde daba clases para volver a casa, justo donde estamos reunidos.
Unos cientos de metros más adelante, fue asesinado por un yihadista islámico, en condiciones de insoportable barbarie y violencia.

Este crimen nos dejó atónitos, colectiva e individualmente, por el salvajismo del gesto, por el oscurantismo de su objeto, por la ceguera fanática que representaba.

Hoy, al perpetuar la memoria de Samuel Paty, es su persona y su compromiso ejemplar lo que honramos, es también la extensión y el alcance de este ataque contra un maestro lo que no podemos, no debemos, olvidar ni silenciar.

Ningún silencio y ningún olvido, ante todo, para Samuel Paty, para su persona, su función y su acción. 
Nada de silencio y nada de olvido, tampoco, para luchar contra los que armaron el brazo de este joven checheno refugiado en Francia con su familia, para entender cómo pudo ocurrir y tener lugar un acto así, para distinguir las responsabilidades principales y secundarias pero también para medir la cobardía, la debilidad y la renuncia que son a menudo los mejores aliados de los enemigos de la república.
«Hay alguien peor que el verdugo, es su sirviente» dijo Mirabeau

¿Qué le ha pasado a nuestra sociedad, a nuestra República, a nuestra escuela, para que después de los atentados de Charlie Hebdo, del Bataclan, del hyperkasher, de Niza, de Magnanville, de Saint-Etienne du Rouvray, y de muchos otros, un profesor sea apuñalado y luego decapitado a la salida de su escuela por la única razón de haber presentado a sus alumnos caricaturas religiosas en el marco de un curso de civismo sobre la libertad de expresión? 

La investigación de los jueces antiterroristas y de la policía ha concluido recientemente. Llevarán a juicio a las personas acusadas de «complicidad en el asesinato terrorista» y, por tanto, arrojarán luz sobre ciertos mecanismos e identificarán las responsabilidades en la espiral fatal que condujo al atentado,

Le debemos a Samuel Paty este tiempo de justicia y explicación, pero también le debemos continuar su lucha por la República, prolongar su compromiso.

Su asesinato es uno de los muchos perpetrados en nombre de la voluntad totalitaria de imponer una visión fundamentalista del Islam, que se ha cobrado miles de víctimas en todo el mundo, la mayoría de ellas de origen, cultura o religión musulmana. Las escalofriantes noticias de los últimos días en Irán, donde las fuerzas armadas del gobierno han disparado contra los civiles sin contemplaciones, y en Afganistán, donde un reciente ataque a un centro educativo mató a decenas de personas, la mayoría de ellas jóvenes estudiantes que se preparaban para la universidad, son una trágica ilustración de ello. 

Francia está lejos de Teherán o de Kabul, pero el primer objetivo del totalitarismo islamista es extender su ideología por todas partes, sin límites ni restricciones.
Para ello, utiliza todos los medios para destruir cualquier crítica, incluso fuera de su perímetro. La propaganda y el “entrismo” mediante la infiltración en asociaciones, sindicatos y partidos políticos, pero también la violencia y el terror. 


La propaganda en las democracias, desviando el significado de las palabras, para anular los conceptos de libertad y tolerancia, agitando los espectros de la estigmatización y la victimización en cada oportunidad, asimilando al racismo cualquier palabra, cualquier uso e incluso cualquier ley que vaya en contra de su ideología e impida su proselitismo, como lo demuestra la actual campaña pérfida sobre el código de vestimenta en las escuelas secundarias.

Esto ha sido un detonante aquí en Conflans, convirtiendo un ejercicio de razón crítica en una ofensa inaceptable a la susceptibilidad de los creyentes, y proclamando como inaceptable el delito de blasfemia en nuestra república laica. 
La propaganda es, en efecto, la primera arma del totalitarismo islamista. 
La confusión deliberada y sostenida del lenguaje es parte de un proceso claramente construido para debilitar nuestro modelo republicano y luego derribarlo. Podemos ver los efectos de esto, que todavía son muy minoritarios, pero que son reales entre una parte de la población.

La inversión de valores obtenida por este nuevo método de lavado de cerebro repetido parece estar produciendo poco a poco sus efectos en los ciudadanos que han perdido el norte y son presa del desencanto y de una cierta fatiga democrática. Ya podemos ver ciertas categorías dispuestas a aceptar grandes retrocesos democráticos sin resistencia ni oposición, o incluso a acompañarlos.

Además, como toda ideología totalitaria, el islamismo añade a su propaganda el uso del terror para instalar el miedo en la mente de la gente e imponer el silencio.

Más allá de la violencia sin precedentes del acto terrorista en sí, estos atentados también buscan establecer su dominio totalitario a través de los símbolos culturales que atacan. 
El ataque a los dibujantes de Charlie Hebdo por haber publicado caricaturas de Mahoma ha demostrado hasta dónde pueden llegar los islamistas en su lucha contra la libertad de expresión, la libertad de prensa y, más allá, contra la cultura y el conocimiento, incluso en nuestra república.


El reciente intento de asesinato contra Salman Rushdie, 33 años después de la fatwa que lo condenaba a muerte por criticar el Islam en un libro, demuestra la inexorable determinación de matar, sin límite de tiempo ni de espacio. 
En la dimensión profundamente oscurantista de su planteamiento, que rechaza a priori tanto la duda como la libertad de expresión, los fundamentalistas luchan contra el conocimiento y están dispuestos a todo para impedir su transmisión.


Como en el reciente ataque a la universidad de Kabul, es la enseñanza de la razón, la adquisición del libre albedrío, lo que el islamismo ha querido destruir en Conflans matando a un profesor delante de su centro educativo.
Y al igual que después de la masacre de Charlie Hebdo, todos sentimos que el asesinato de Samuel Paty era un ataque a nuestras libertades y a la educación, poniendo en peligro nuestras normas y prácticas democráticas y buscando destruir el modelo y el marco republicano. 

Además de esta tragedia, la personalidad sencilla, auténtica y profundamente republicana de la víctima ha aumentado nuestro dolor, nuestra pena y nuestra ira.
Samuel Paty fue profesor de la escuela pública, laica y obligatoria. Era un hombre bueno, un ciudadano impregnado de su misión de maestro al servicio de sus alumnos y de la República.


Como hijo de maestros, su compromiso era el de los húsares negros de la Tercera República, cuyo único objetivo era dar a sus alumnos las herramientas para su emancipación y su desarrollo en un marco republicano común.
Profesor dedicado y comprometido con su misión docente, había hecho suya la visión de Condorcet sobre la educación pública: «Transmitir conocimientos, formar ciudadanos».


Consideró su función como una misión republicana esencial, la de permitir a cada uno adquirir los conocimientos indispensables, pero también la de dar a cada alumno la facultad de ejercer su razón, de conquistar su autonomía, de emanciparse de las prisiones dogmáticas, vengan de donde vengan y sean las que sean, para llegar a ser lo que es, superando las filiaciones de nacimiento, étnicas, culturales, religiosas, sociales, dentro de una república indivisible, laica, democrática y social.


Hoy, para llevar a cabo esta misión, además de estas convicciones y del apego al modelo republicano, se necesita valor. Samuel Paty tuvo este valor. La valentía de decir, la valentía de hacer, la valentía de ser ciudadano, la valentía de decidir por uno mismo con plena responsabilidad.


Al ilustrar la libertad de prensa con el ejemplo de una caricatura de una religión, enseñó el derecho a criticar las ideas, incluso mediante dibujos satíricos, aunque sean excesivos y de mal gusto, y defendió la libertad de expresión en todas sus formas, defendió la libertad de expresión en todas sus formas, privadas y públicas, la libertad de oponerse, de debatir, de criticar en todos los ámbitos, político, espiritual, religioso, filosófico, cultural, etc., libertades cuyos únicos límites, en una democracia, son la llamada al rechazo del Otro, al odio, al racismo, al antisemitismo.

La libertad de expresión y la crítica de las ideas en el debate público son elementos esenciales, si no primordiales, y estructurantes en una democracia.

Samuel Paty ya forma parte de la historia de todos y cada uno de nosotros, por la huella y la impronta que deja para siempre en nuestros corazones y mentes. 
Sin embargo, la herida de su asesinato siempre permanecerá abierta si no estamos a la altura de su valor, su acción y su sacrificio.


Nos corresponde a cada uno de nosotros, masones del Gran Oriente de Francia, de obediencias amistosas y a todos los ciudadanos apegados a nuestro modelo republicano, no olvidarlo, prolongar su compromiso sin tregua.


Y la lucha para salvaguardar nuestra república aún está por hacer. Hace tan sólo unos días, un profesor de un instituto de Thann, en Alsacia, presentó una denuncia por amenazas de muerte proferidas por un familiar de un alumno, a raíz de una lección sobre la libertad de expresión sobre el tema de las caricaturas de Mahoma.

Hannah Arendt dijo del totalitarismo que no era un régimen en sí, sino una atmósfera, una forma de ser.
Desde la fatwa contra S. Rushdie, luego el asunto de las caricaturas de Mahoma en Dinamarca y sus efectos en todo el mundo, cualquier crítica al Islam considerada ofensiva por los islamistas pone a su autor en riesgo mortal, siendo los asesinatos de los caricaturistas de Charlie Hebdo y Samuel Paty ejemplos fatales.


Como resultado, las democracias actuales retroceden ante el oscurantismo totalitario, y escribir, dibujar o presentar una imagen crítica o satírica del Islam de una forma considerada ofensiva por las autoridades religiosas ha desaparecido gradualmente del debate público, prohibiendo de hecho la libertad de expresión.

Como ejemplo reciente, el Museo Memorial del Terrorismo, en el marco de una futura exposición digital titulada «Frente al terrorismo, la exposición de los estudiantes de secundaria y bachillerato», optó por no exponer sus trabajos, alegando razones de seguridad para el personal y los profesores de dos institutos: uno sobre la portada de «Todo está perdonado» de Charlie Hebdo tras los atentados, y el otro sobre la pregunta «¿Podemos reírnos de todo?», ilustrada por un dibujo de Cabu.


Esta decisión indica la lenta, continua e insidiosa progresión de una autocensura que debemos temer sea tanto el efecto como el signo de la instalación de ese clima del que hablaba Arendt, un clima deletéreo para nuestra república que precede a la toma del poder un día cercano por el autoritarismo. 
En nuestro país, más que la amenaza de una dictadura teocrática islamista, el peligro parece residir más bien en un enfrentamiento que incendie nuestra república y cuyo resultado podría ser fatal. 


En efecto, a la violencia criminal del terrorismo islamista se suma el auge del extremismo identitario. 
Atrapados entre dos totalitarismos, ¿será suficiente nuestro apego colectivo a la libertad y nuestro compromiso con la república? Frente a la violencia y la determinación del oscurantismo islámico, ¿resistirá nuestra república la tentación autoritaria de combatirlo?


«El verdadero atractivo del mal es la seductora facilidad con la que se puede emprender su camino», escribió Salman Rushdie en «Los versos satánicos». 
Si el asesinato de un profesor frente a su escuela por razones ideológicas religiosas totalitarias, en condiciones de barbarie arcaica, es un acontecimiento que forma parte de un proceso antirrepublicano más amplio de un alcance que debemos medir plenamente, esta lucha no debe hacernos perder la sustancia y el ideal de nuestra república indivisible, laica, democrática y social.


Debemos afrontarlo con la mayor claridad y la más fuerte determinación, pero con nuestras armas, las de la democracia, las de la república.

Es no renunciando a nada de lo que constituye la idea republicana, no renunciando a ninguno de sus principios, como seremos dignos de la memoria de Samuel Paty, como estaremos a la altura de su valor y de su compromiso.

Es este desafío esencial el que debe revivir constantemente en su memoria.
Así, su sacrificio no habrá sido en vano

En nombre del Gran Oriente de Francia, el Consejo de la Orden le agradece haber marcado con su presencia hoy aquí, frente al Colegio del Bois d’Aulne, su indefectible apego a la República y su voluntad de no olvidar a Samuel Paty.

Conflans-Sainte-Honorine,
16 de octubre de 2022,

Comunicado anterior

Volver a la Home

Samuel Paty


Logia Luz Atlántica

Logia masónica de Las Palmas de Gran Canaria, federada al Gran Oriente de Francia desde noviembre de 2003, trabaja en el Rito Francés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *